Revisemos nuestra documentación estos días.

 

En estos días de encierro que estamos padeciendo fruto del Estado de Alarma decretado como consecuencia del COVID-19; además del consabido teletrabajo que nos vemos forzados a realizar aquellos que, por suerte, podemos hacerlo; contamos con más tiempo para poder dedicarlo a las tareas domésticas, al ejercicio en casa, …

 

Pero, además de lo anterior, durante estos días de confinamiento, no estaría de más que aprovechásemos para revisar todos aquellos documentos y contratos que tenemos por casa, ya que, quizás, ante una detenida lectura de los mismos, podamos observar como nos encontramos ante la posibilidad de recuperar determinadas cantidades de dinero que nos han sido indebidamente cobradas o renegociar algunas cláusulas que no nos favorecen.

 

Así, no estaría de más que nos detuviésemos, por ejemplo, en la lectura de la escritura de nuestro préstamo hipotecario para comprobar, por ejemplo:

  • Si tenemos una cláusula suelo en el tipo de interés, que no hemos negociado y que nos ha sido impuesta por la entidad. En cuyo caso podríamos reclamar la devolución de las cantidades que, indebidamente, hemos satisfecho; así como exigir que se cese en su indebida aplicación.

  • Si nuestro préstamo no está referenciado al Euribor, sino al IRPH. Extremo que, también, nos puede facultar para el ejercicio de determinadas acciones judiciales encaminadas a recuperar sumas que no tendríamos que haber pagado y, además, intentar referenciarlo al Euribor, como la gran mayoría de los préstamos hipotecarios.

  • Si se nos han cargado determinados gastos que no deberíamos haber asumido nosotros, conforme viene estableciendo la jurisprudencia.

En suma, este confinamiento, también, lo debemos tomar como una oportunidad de revisar toda aquella documentación de importancia que tenemos en casa y que nos puede ayudar a recuperar determinadas sumas de dinero.

 

Revisemos, también, si hemos obtenido alguna tarjeta revolving, que pudiera tener establecidos tipos de interés que excedan los extremos que vienen siendo permitidos legal y jurisprudencialmente.

 

Recordemos si se nos ha incluido indebidamente en algún fichero de morosidad, fruto del impago de alguna pequeña factura de consumos, pues tal inclusión es indebida o podemos reclamar tanto nuestra eliminación del fichero como una indemnización.

 

Tampoco es mal momento para detenernos a comprobar si contamos con acciones que hayamos podido adquirir en su día, por ejemplo, del Banco Popular y que nos puedan dar pie a recuperar la inversión que realizamos, dependiendo el momento de la compra de las mismas.

 

También podríamos aprovechar para estudiar si las pensiones que en su caso pudiésemos estar abonando tienen que ser revisadas, por haberse modificado alguno de los extremos que justifican su procedencia o cuantía.

 

De igual forma es momento para revisar los contratos de arrendamiento que tengamos suscritos, bien como arrendadores o como arrendatarios, para comprobar duraciones, prórrogas, actualizaciones de renta.

 

O comprobar las situaciones de impagos en las comunidades de propietarios, revisar los contratos de mantenimiento y asesoría que tengamos suscritos, etc.

 

En suma, tratemos de aprovechar estos días, también, para revisar todos aquellos extremos que día a día, y por falta de tiempo, venimos postergando o pasando por alto. Quizás, fruto de tal revisión, nos encontremos con la grata sorpresa de poder recuperar alguna suma de dinero o dejar de abonar alguna que veníamos pagando indebidamente.

 

Diego Martín Fernández

Abogado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

C/ Carmen 3, 19001 Guadalajara -- Avda. General Villalba cv Calle Medinilla 2, 45003 Toledo -- Pso. de la Castellana 141 -Plta. 19 Edificio CUZCO IV, 28046 Madrid
  • Rodrigo Abogados
  • Rodrigo Abogados