C/ Carmen 3, 19001 Guadalajara -- Avda. General Villalba cv Calle Medinilla 2, 45003 Toledo -- Pso. de la Castellana 141 -Plta. 19 Edificio CUZCO IV, 28046 Madrid
  • Rodrigo Abogados
  • Rodrigo Abogados

DE CUANDO LA RELACION DE CARÁCTER SEXUAL CON UN/A MENOR DE 16 AÑOS NO CONSTITUYE DELITO

 

En principio, y tras la entrada en vigor de la Ley Orgánica 1/2015, de 30 de marzo, se vino a elevar la edad en la que los menores podían ofrecer consentimiento para mantener relaciones de carácter sexual hasta los dieciséis años, elevando el límite que anteriormente venía establecido en trece años; conforme se establece en el actual artículo 183 y siguientes del Código Penal, que configuran el Capítulo relativo a los abusos y agresiones sexuales a menores.

 

Por tanto, en principio, bien podría parecer que cualquier relación mantenida con un/a menor de dieciséis años podría ser constitutivo de delito. Si bien, esta aseveración no resulta del todo cierta, ya que cuenta con una excepción que se introdujo en la cita Ley, por medio de una enmienda efectuada por el extinto grupo parlamentario de UPyD, y por medio de la cual, se introdujo una causa que exime de responsabilidad penal, para el supuesto en el que exista consentimiento libre del menor de dieciséis años y el autor fuese una persona próxima en edad y grado de desarrollo o madurez.

 

Vemos, así, como se trata de normalizar y excluir del ámbito penal las relaciones que puedan surgir entre jóvenes que se encuentran en condiciones de edad y madurez no alejadas, o próximas; haciendo que el incremento de la edad mínima para prestar consentimiento no sea interpretada de una forma rígida y no acorde a la realidad social en la que nos encontramos.

 

Vemos, así, como se trata de normalizar y excluir del ámbito penal las relaciones que puedan surgir entre jóvenes que se encuentran en condiciones de edad y madurez no alejadas, o próximas; haciendo que el incremento de la edad mínima para prestar consentimiento no sea interpretada de una forma rígida y no acorde a la realidad social en la que nos encontramos.

 

“El art. 183 quater no define franjas concretas de edad. Es posible, no obstante, fijar marcos de protección según la víctima sea impúber (en todo caso), haya alcanzado la pubertad y no sea mayor de 13 años (la exención se limitaría generalmente a autores menores de 18 años), y menores de 14 y 15 años (cuyos contactos sexuales podrían abarcar a sus iguales jóvenes).

Dentro de la franja de edad de los adultos jóvenes, debe precisarse entre la comprendida entre 18 y menos de 21 y la situada entre 21 y 24 años inclusive. En la última subdivisión, solo muy excepcionalmente podrá contemplarse la exclusión o la atenuación habida cuenta de la importante diferencia de edad y el alejamiento de las franjas cronológicas que, ordinariamente, resultan del derecho comparado (entre 2 y 5 años). Estos criterios deben considerarse orientadores.”

 

 

Pero no se requiere solamente lo anterior, esto es, la existencia de una edad próxima, más allá de los propios criterios de la fiscalía, que no tienen por qué coincidir con los de cada caso concreto y especial, ya que se requiere la existencia de un grado de desarrollo o madurez que también se encuentre próximo. Esto es, se requiere que se evalúe la capacidad de comprender y evaluar las consecuencias de sus actos. Extremo, éste, que se habrá de evaluar caso por caso, sin que se pueda caer en automatismos.

 

Vemos, por tanto, cómo para que la relación de carácter sexual mantenida por un/a menor de dieciséis años con un mayor de dicha edad no sea constitutiva de delito requiere de sendos requisitos, a saber:

 

-          Que se de entre sujetos que se encuentren en unos rangos de edad próximos; sin que se tenga que tomar de forma restrictiva los marcos indicados por la fiscalía. Véase que la misma indica que los mismos se entenderán con carácter general.

 

-          Que éstos también se encuentren en una situación de similar grado de desarrollo o madurez.

 

Y todo lo anterior, sin olvidar que tampoco se ha de descartar la posibilidad de concurrencia de un error de tipo o un error de prohibición en la conducta del autor; bien porque desconozca que el/la menor contaba con menos de dieciséis años de edad, bien por entender que aunque cuente con tal menor edad, tal acto no es constitutivo de delito. Todo ello, con base en lo establecido en el artículo 14.1 y 14.3 del Código Penal.

 

 

Diego Martín Fernández

Abogado. Doctorando. Socio FICP

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload