C/ Carmen 3, 19001 Guadalajara -- Avda. General Villalba cv Calle Medinilla 2, 45003 Toledo -- Pso. de la Castellana 141 -Plta. 19 Edificio CUZCO IV, 28046 Madrid
  • Rodrigo Abogados
  • Rodrigo Abogados

NUEVA SENTENCIA ESTIMATORIA EN TOLEDO POR LOS “VALORES SANTANDER”

 

Esta vez ha sido el Juzgado de Primera Instancia nº 3 de Toledo el que, en sentencia de 13 de junio de 2018, declara la nulidad de una orden de suscripción de “Valores Santander”, así como la operación de canje automático de dichos valores por obligaciones necesariamente convertibles y la conversión obligatoria de éstas por acciones de Banco Santander llevada a efecto el 4 de octubre de 2012.

 

La sentencia desestima la excepción de caducidad alegada por la entidad bancaria, señalando que el plazo de cuatro años para poder reclamar comienza a contar desde el 4 de octubre de 2012, fecha en que se produjo la conversión de los títulos en acciones. Seguidamente, analizando las específicas circunstancias concurrentes en el caso, ponderando la información suministrada a los inversores, su perfil cultural básico y nula experiencia inversora, determina que la información ofrecida a los demandantes fue insuficiente atendida la complejidad del producto, provocándose con ello un error de consentimiento que motiva la estimación íntegra de la demanda dirigida por Luis Miguel Escarpa Polo, letrado de Rodrigo Abogados, condenándose finalmente a Banco Santander a restituir a los inversores la cantidad de 30.000 euros más los intereses legales correspondientes, y al pago de las costas procesales causadas.

 

En 2007, Banco Santander emitió un producto financiero denominado “Valores Santander”, por total importe de 7.000.000.000 euros, con la finalidad de obtener recursos con los que financiar la adquisición del banco holandés ABN Amro, ofreciendo una alta rentabilidad, pero sin informar adecuadamente a los inversores de que dichos valores se canjearían finalmente por acciones que se pagarían no al precio de mercado a la fecha del canje, sino a un precio prefijado por el banco mas una prima del 16%. La caída general de las cotizaciones durante los años de crisis económica supuso que, a la fecha de vencimiento, el precio al que se adquirían las acciones entregadas fuera muy superior al de su cotización en el mercado, produciéndose una importante pérdida económica para los inversores, a quienes no se informó del riesgo de pérdida del capital invertido.

 

Aunque el plazo para el ejercicio de la acción principal de nulidad por vicio de consentimiento caducó el 4 de octubre de 2016, existen ya algunas resoluciones judiciales que acogen la acción de reclamación de daños y perjuicios, cuyo plazo de ejercicio no expira hasta octubre de 2020, lo que supone una vía de esperanza para los miles de inversores quienes, por desconocimiento o no querer asumir riesgos, no han demandado a día de hoy.

 

Rodrigo Abogados

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload