C/ Carmen 3, 19001 Guadalajara -- Avda. General Villalba cv Calle Medinilla 2, 45003 Toledo -- Pso. de la Castellana 141 -Plta. 19 Edificio CUZCO IV, 28046 Madrid
  • Rodrigo Abogados
  • Rodrigo Abogados

GASTOS HIPOTECARIOS: QUE CONCEPTOS SE PUEDEN RECLAMAR. CONSECUENCIAS DE LA SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO.

 

Tras meses de expectante espera, hoy se ha dado a conocer la Sentencia dictada, por unanimidad, por el Pleno de la Sala Primera del Tribunal Supremo, en relación con la obligación de pago de los gastos hipotecarios y, en particular, del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados en la concesión de préstamos hipotecarios, fallando a favor de la banca.

 

Tras la ya famosa Sentencia de la misma Sala, de 23 de diciembre de 2015, en la que se declaró la nulidad de las cláusulas que imponen al consumidor todos los costes derivados de la concertación del contrato como consecuencia de la intervención notarial y registral, y el pago de los tributos en los que el sujeto pasivo es el banco, hubo quien no dudo en crear alegremente expectativas de recuperación de todos los gastos hipotecarios mediante las correspondientes demandas judiciales, cuyo resultado final ha venido siendo muy dispar, puesto que, si bien existían muchas resoluciones favorables a los consumidores, la mayoría de las Audiencias Provinciales iban ya decantándose por considerar que el impuesto, cuyo importe constituye el magro de la reclamación, debía ser abonado por el cliente.

 

La controversia existente ha quedado hoy resuelta, anotándose la banca un nuevo tanto a su favor, al establecerse que el impuesto ha de ser abonado por el cliente, por mucho que el beneficiado de la hipoteca sea el banco.

 

No podemos decir que este pronunciamiento nos pille de sorpresa, pues eran muchas las Audiencias Provinciales que, siguiendo la doctrina marcada desde al menos 1998 por la Sala Tercera, de lo Contencioso-Administrativo, del Tribunal Supremo, habían recordado que el sujeto pasivo en los préstamos hipotecarios es el prestatario, por así disponerlo el artículo 68.2 del Reglamento del Impuesto, disposición legal que fue declarada ajustada a Derecho por el Tribunal Constitucional.

 

De otro lado, aclara el Tribunal Supremo que, en relación a los gastos de Notaría, los correspondientes a los timbres de la matriz (papel timbrado, a razón de 0,15 euros por folio) de la escritura habrán de ser satisfechos por mitad entre la entidad bancaria y prestatario, en tanto que los de las copias habrán de abonarse por quien las solicite.

 

Aunque la resolución del Tribunal Supremo supone un recorte a las expectativas de los consumidores, ello no significa que deba renunciarse a reclamar la devolución de los gastos abonados indebidamente, sino que la misma habrá que someterse al criterio jurisprudencial a fin de garantizar su éxito.

 

Los especialistas en derecho bancario y de consumo de Rodrigo Abogados se encuentran a su disposición para asesorarle de forma gratuita acerca de la conveniencia de dicha reclamación.

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload